Ile Ife y Abysinia: Intecambio milenario entre civilizaciones

En la década de los 80’s la UNESCO publicó la serie General History of Africa. En su primer volumen titulado I. Methodology and African Prehistory establece que cerca de 20,000 ac gran parte del continente africano se caracterizaba por ser una especie de mar terrenal o “inland sea”. Dicho mar terrenal conectaba al este y oeste africano. Poco a poco el mar se reducía hasta dejar un sistema complejo de ríos, lagos, super lagos, lagunas y pantanos cerca del 10,000 ac. Tanto es así que 6,000-5,000 ac el desierto del Sahara era una tierra semi-tropical. Durante este tiempo histórico, los habitantes centrales del continente africano, se describen a estas plobaciones como la civilización acuática. Más aún, el trabajo de la UNESCO, expone que la civilización acuática vivía y se extendía tan al este como el valle del Nilo (Abysinia) y tan al oeste como el área del Niger y la base del lago Chad en Nigeria. Una de las evidencias arqueológicas que sustenta dicha civilización fue el hallazgo de la canoa más antigua del continente africano. La canoa de Dufuna, localizado en la ciudad de Damaturu Nigeria, tiene una fecha de radiocarbono de 8,000 ac. También, a lo largo de lo que fueron las cuencas hidrográficas del Super Chad, existe una gran cantidad de evidencia arqueológica que sustenta la existencia del intercambio cultural y comercial entre el este y oeste de África por miles de años, previos al surgimiento de la gran civilización del valle del Nilo.

Consecuentemente, además de la evidencia geológica y antropológica documentada, múltiples historias orales preservadas en el cuerpo literario de Ifa coinciden con la tésis del intercambio entre África occidental y oriental. Por ejemplo, en el pataki que habla sobre cómo el Okpele llegó a tierra Yoruba. En esta ocasión un awo viajero llegó a la capital de Abysinia lo cual fue arrestado pues pensaban que era un espía. Dentro del calabozo se encuentra con conpueblano que lo reconoce por su dialecto y lo libera. Al liberarlo lo llevó a unos ceremoniales de apertura de año con una cadena con 8 semillas que supieron interpretar el signo divisado. Gracias a sus conocimientos de Ifa, el awo viajero si lo pudo interpretar correctamente lo cual le garantizó su libertad y respeto en las tierras de Abysinia. Con el tiempo decide regresar introduciendo así el Okpele en tierras Yoruba. Esta historia es una de varias que ayudan a documentar el intercambio cultural y religioso entre los Yoruba y los habitantes de Abysinia como algo común. En otra historia, se relata como Oluwo Popo viaja hacia las tierras de Abysinia y se encuentra con su ahijado religioso. En su estancia por esas tierras el ahijado se topo que su padrino estaba enfermo. Mediante adivinación con Ifa, el ahijado logró curar a su padrino pero con el tiempo el ahijado se contagió y murió de la enfermedad que curó. Su padrino lo entierra cerca del lago Abaya donde se relata que nació el arbol cuyas semillas son utilizadas para la confección del Okpele.

Resulta interesante que en ambas historias compartidas se desarrollan en Abysinia. Más relevante aún es el detalle que la cadena con las 8 semillas es un instrumento religioso del antiguo Egipto o la gran civilización del valle del Nilo. Gracias a ese histórico intercambio de culturas en Abysinia, el Okpele como instrumento de adivinación revolucionó la práctica de Ifa cuyo impacto todavía se siente al día de hoy en todas partes del mundo.