Jésus y Jewesun: ¿Serán los mismos?

Jewesun y Jesús: ¿serán los mismos?

En esta época de Semana Santa, como parte de un proceso reflexivo independiente de la fe que se profese, el autor quiere dedicarle el tiempo a l@s grandes maestr@s sacerdotes de la luz. No es de conocimiento popular, pero Jesús, se inició en los misterios de los Esenios. La cultura de los esenios se caracteriza por ser una comunidad Judía organizada bajo los principios de la fraternidad de la luz y/o los sacerdotes/sacerdotisas de la luz. Como tal, estaban organizados en múltiples grados de conocimiento y sabiduría. Uno de ellos era el título de el Cristo. Por ende, Jesús el Cristo significa Jesús como el consagrado en la órden esénica de Cristo, un grado asociado con un nivel elevado de conocimiento, sabiduría y desarrollo espiritual. Irrespectivamente de la procedencia espiritual, el legado de Jesús “El Cristo” dejó en el mundo unas enseñanzas de luz, sabiduría y compasión aún muy vigentes para la humanidad.

Similar a la figura histórica de Jesús “El Cristo”, los yorubas cuentan de un gran ser llamado Jewesun. Jewesun, era conocido en el cielo como el hijo de Olofin, el hijo de Dios. Antes de partir del cielo para la tierra se le aconsejó que debería sacrificar una oveja con una tela roja para poder contrarrestar la conspiración que tendrían los hombres en contra de Jewesun en la tierra. Además se le aconsejó sacrificar un chivo a Eshu, lo cuál se negó enérgicamente debido a que había jurado venir al mundo a destruir todas las fuerzas del mal, lo cual para Jewesun, Eshu representa todo lo malo en el mundo. Jewesun accedió hacer el sacrificio con el ovejo pero se rehusó hacer sacrificio alguno a Eshu. Los awoses que adivinaron para Jewesun en el cielo le advirtieron que si no hacía sacrificio a Eshu, sus agentes en la tierra serían los que lo matarían antes de tiempo así acortando su tiempo de vida, obras y misión de vida.

No obstante, como hizo el sacrificio con el ovejo y la tela roja, Jewesun se despertaría después de tres días y su fama los sobreviviría una vez regresara al Cielo. Cuando Jewesun llegó a mundo y comenzó su trabajo de predicar el mundo de la verdad de la luz, la forma en la cuál la gente vivía en el Cielo y el amor de Dios por sus criaturas. Al poco tiempo se le presenta Eshu a Jewesun en un sueño. En el sueño Eshu le reclama a Jewesun cómo era posible que se negara hacerle el sacrificio a Eshu, una entidad que ni el mismo Dios pidió que eliminaran su influencias sobre el mundo, el sistema planetario y el universo. De negarse a ofrecer su sacrificio Eshu le advierte a Jewesun que él mismo tendría que echarse la culpa cuando Eshu influenciara a sus propios seguidores para que destruyeran a Jewesun. Aún así, Jewesun se rehusó hacerle el sacrificio a Eshu ya que el bien no se puede rendir ante las exigencias del mal. Finalmente a los tres años de su misión fue destruido por sus propios seguidores como profetizado por los Awoses del cielo y Eshu mediante sueño. No obstante su influencia y poder de sus enseñanzas se dejaron sentir su verdadero impacto una vez fallecido y regresando al Cielo.

El autor desea compartir esta historia Yoruba en ánimo de compartir sabiduría y entendimiento. ¿Es Jewesun y Jesús los mismos personajes? Es difícil decir. Lo que no es difícil de afirmar es que ambos fueron hijos de Dios, enviados al mundo para enseñarle al mundo como vivir en amor y armonía como se vive en el Cielo. El costo de dichas enseñanzas, en ambos casos, fue la vida terrenal. Tanto a Jesús como a Jewesun, este escrito va dedicado a tod@s los maestr@s de luz que nos han bendecido a la humanidad con sus enseñanzas.

Joey Awo Ni Orunmila Oyekunbikalomi