Olodumare

Oloddumare es en la Religión Yoruba el Dios único, supremo,
omnipotente y creador de todo lo que existe. Su nombre
proviene del Yorùbá Olòdúmàré, lo cual significa (Señor al que
va nuestro eterno destino). Olodumare es la manifestación
material y espiritual de todo lo existente. No está en contacto
directo con lo hombres, sino a través de su otra forma, Olorún
(directamente) u Olofin (indirectamente). No se asienta, no se
le ofrenda, ni posee collares.

Los Yorubas lo representan en un güiro con dos mitades, la
superior los estados astrales elevados y la inferior la tierra.
Cada vez que se menciona su nombre debe tocarse el piso y
besar la huella de polvo de los dedos.

Los Yorubas no tienen estatuas ni altares para representar al
Dios Olodumare. Consideran a Olodumare el Ser Supremo
Omnipotente y Primordial, autor de los destinos de cada cosa
viviente, padre de todos los Orishas y de la vida. Todos
podemos experimentar la presencia de Dios de una forma
diferente, es por ello que no tiene emblemas ni señales para
representarlo.

En la Regla de Ifa-Osha cubana el Ser Supremo es puro y por
tanto se le asocia el color blanco. De esta forma se puede
dibujar un círculo, con ashe, o con efun (cascarilla) y dentro del
círculo puede estar un símbolo de la eternidad, o pueden
esparcir agua como libación y en el centro ubicar una nuez de
kola o lana de algodón. Esto hecho y rezado es dicho a
Olodumare.
A continuación otros nombres utilizados para describir al Ser
Supremo en la Religión Yoruba.

Eledá:
Esta palabra significa el Creador, su nombre indica que el Ser
Supremo es el responsable de toda la creación, así como de la
propia existencia y la fuente de todas las cosas.

Alaayé:
Es la potencia vital. El siempre vivo ser supremo como es
concebido por los Yoruba es siempre vivo o eterno. Nunca
murió. Por esto el pueblo dice: ” A kì ígbó ikú.” (Nunca oímos de
la muerte de Olodumare).

Elemií:
El dueño de la vida. Indica que todas las cosas vivas le deben su
respiración a él. Cuando el Elemií toma la respiración de un ser
vivo, este ser muere. De aquí que mirando el futuro los Yoruba
adicionen un planteamiento. “Bí Ëlémìí kò ba. gbá á, emi yóò še
èyí tàbí èyìinì.” (Si el vencedor de mi vida no la toma, puedo
hacer esto o aquello).

Olojo Oni:
El que gana o controla el día.

** Tomado del libro: Lukumí Para Todos