Cosmogénesis Yoruba

Cosmogénesis Yoruba

El origen del Universo, es una de las historias orales documentadas en el cuerpo de Ifá. Esta historia nos relata cómo en un momento dado la oscuridad era total, la cual es conocida entre los Yorubas como Orima o Aima. También es asociada con lo primitivo. Para explicarlo, Adrían de Souza en su libro Eshu-Eleggua: Equilibro dinámico de la existencia, nos relata que:

“Una capa encima de la oscuridad era el cónclave que contenía los cimientos de una existencia subsiguiente. Dentro del cónclave transparente existía el núcleo de luz, aire, agua, espacio y morada de Oloddumare, o reino de Oloddumare (Dios). En la plenitud de los tiempos, Oloddumare ordenó a la luz que brotara pronunciando o no yoo y de esa forma Él iluminó la totalidad de Orima o lo primitivo. Toda la oscuridad del reino de Eshu fue iluminada, él levantó la cabeza para indagar.

-¿Quién es éste?

Oloddumare respondió:
-Yo soy Oloddumare y vi que la oscuridad que nos rodea no proporciona la base para la plenitud de la existencia. Por esa razón yo creé la luz para que la vida pueda florecer y embellecer.

Eshu le respondió:
-Yo poseía la inmensa mayoría del espacio, éste era todo oscuridad excepto la parte microscópica que usted ocupaba. Acepto que la oscuridad no conduce al desarrollo orgánico de la vida (esto explica que Eshu no tiene capacidades creativas), sin embargo prometo moverme libremente bajo la brillantez de la luz, a lo cual Oloddumare accedió.

Acto seguido Oloddumare continuó con su labor creadora. Plantas, animales y divinidades se multiplicaban y fue aquel el momento oportuno que aprovechó Eshu para hacer sus famosas proclamaciones:
-Cualquier tipo de vegetación, que florezca bajo el brillo de luz se convertirá en mi terreno de labor y cualquier ser que se cree en la inmensidad del espacio se convertirá en mi sirviente y asistente” (p. 21).

Este intercambio inicial, marcó el comienzo de una dialéctica cósmica bien/mal, luz/oscuridad, guerra/paz, vida/muerte. Aunque de entrada se puede interpretar un antagonismo Oloddumare/Esu, lo cierto es que encarna el principio de polaridad de opuestos. Recientemente, la física cuántica está comenzando a deliberar con más profundidad dicha relación de opuestos. Por ejemplo, en la serie documental de Stephen Hawkings Universe es evidenciado en la relación de materia/anti-materia y su relación medular en el origen del universo.

Por ejemplo, en la serie de documental, The Universe, se explica como después del Big Bang transcurrieron millones y millones de años para que el universo se enfriase. Este enfriamiento produce las primeras nubes condensadas con la materia prima necesaria para el surgimiento de las estrellas, planetas y demás elementos presentes en nuestro Universo. La luz inicial de Oloddumare, mermó su intensidad con el pasar del tiempo, devolviéndole espacio a la oscuridad para contrarrestar la propiedad expansiva de la luz. Esa relación constante entre luz/oscuridad (Oloddumare/Eshu), es el equilibrio dinámico que permite nuestra existencia.

Los Yorubas tienen un entendimiento profundo de la complejidad interconectada de la luz/oscuridad, expansión/contracción, creación/destrucción y vida/muerte. El acto de creación presupone en ese mismo instante un acto de destrucción. El crear, transforma la realidad existente. Así, el acto de creación de Oloddumare, destruyó a Orima o lo primitivo. Al destruir el reino de Eshu comienza una relación antagónica/simbiótica entre el mundo de la luz y el mundo de la oscuridad. Es en esta constante lucha entre opuestos que se crea un equilibrio. En el instante en que se armoniza la lucha entre opuestos en el universo, surgen las condiciones para sostener la vida en éste.

To Iban Eshu
Awo Ni Orunmila Oyekunbikalomi