Orígenes de los Yorubas

Orígenes de los Yorubas

Muchos han sido los escritos que hablan sobre los orígenes del pueblo yoruba. El debate de su origen no es uno nuevo. El antropólogo William Bascom, dedicó tiempo considerable al estudio del pueblo yoruba y problematizó muchas de las conclusiones históricas por de los antropólogos de época, ofreciendo una perspectiva más refrescante.

En su libro The Yoruba of Southwestern Nigeria , publicado originalmente en el 1969, rompe con el patrón histórico de atribuirle el origen histórico de los yoruba al Medio Oriente y/o Egipto. 
¿Cómo lo logra? Bascom sostiene su argumentación con dos elementos fundamentales: 1) evidencia lingüística y, 2) mitos de la creación.

Evidencia Lingüística

La evidencia lingüística indica un origen Occidental del pueblo yoruba, 
o sea, que proviene de la misma área geográfica del África occidental donde actualmente se encuentran los pueblos yoruba. Según Bascom (1984), los yoruba del sudoeste pertenecen a la rama lingüística Níger-Congo. Greenberg (1963) sostiene que la rama lingüística de Níger-Congo pertenece a la familia lingüística congo-kordofana, la cual incluye la gran mayoría de lenguas de África occidental. De existir un origen fuera de África occidental, el mismo se vería reflejado en
 evidencias lingüísticas, como por ejemplo, los hausa y kanuri cuya rama lingüística es de origen del norte o este sahariano.

Mitos de la Creación

Los mitos de la creación 
Yoruba suponen una aparente paradoja histórica, y es que el origen de los yorubas en el Medio Oriente se remontaa los escritos de Mohammed Bello, sultán de Sokoto.

En el 1824, según Bello, los yoruba eran los remanentes de los antiguos hijos de Canaán de la tribu de Nimrod. Éstos, supuestamente, fueron poco a poco expulsados de Arabia por un príncipe llamado “Yaa-rooba”. Los descendientes de estos exiliados poblaron múltiples áreas africanas a lo largo de su travesía. No obstante, no se puede pasar por alto que entre 1817-37 Mohammed Bello fue el sultán responsable de declarar el yihad a los reinos yoruba aledaños a su imperio. Dicho conflicto bélico, ayudó a que cayera el reino yoruba de Oyó y así comenzar la trata esclavista, sin resistencia militar considerable, con el pueblo yoruba.

Otra explicación de los orígenes yoruba la recuenta el antropólogo Samuel Johnson (1920). Éste recopiló varias historias tradicionales en Oyó. Según sus fuentes, dice que Oduduwa es el hijo del rey Lamurudu de Mecca. Acusado de idolatría, fue expulsado por defensores musulmanes. Una vez expulsado, caminó durante 90 días hacia el Este hasta llegar y fundar a Ifé. Aunque se obvia un detalle fundamental, y es que Ifé queda al Oeste de Mecca, Johnson es el único autor que recopiló dicha leyenda entre los Yorubas.

Más aún, los mitos de la creación Yoruba destacan que no tan sólo los yoruba son originales de Ilé-Ifé, sino que la tierra también fue creada en Ilé-Ifé. Esta leyenda fue recopilada por primera vez por Richard y John Lander (1830). Una versión más robusta la recopiló Samuel Crowther (1843).

A continuación la leyenda de la creación del mundo, bien conocida por los practicantes de la fe Yoruba.

Leyenda del Orígen de la Tierra

En los principios de los tiempos, existió una época cuando los Orishas residían en el Cielo. Abajo del cielo solo existía el agua primordial. Olorun le dió a Oshanlá (Obatalá) una cadena, un poco de tierra dentro del caracol de una babosa, una gallina de cinco dedos y la directriz de crear la Tierra. No obstante, cuando se acercó a las puertas del Cielo se entretuvo con una gran fiesta que llevaban a cabo otros Orishas. Los otros Orishas al ver a Oshanlá, le ofrecieron un poco de vino de palma para beber, a lo cual Oshanlá no mostró la menor resistencia. De tanto beber, Oshanlá se quedó durmiendo. Al ver esto su hermano menor Oduduwa, quién había escuchado el mandato de Olorun, recogió los ingredientes que tenía Oshanlá y trajo un camaleón a los límites del Cielo y la Tierra. En ese lugar Oduduwa bajó por la cadena, depositando la tierra encima del agua y a la gallina para que la esparciera. Inmediatamente, la gallina dispersó  la tierra en todas direcciones. Una vez había bastante tierra, Oduduwa depositó al camaleón para probar su firmeza. Al ver que el camaleón pisaba firmemente, Oduduwa bajó de la cadena  pisando su nueva creación: Ilé-Ifé, lugar donde reside su santísimo altar.

Cuando Oshanlá despertó, se dio cuenta que su trabajo fue completado. Viendo esto, se convirtió en tabú el beber vino de palma para todos los devotos de Oshanlá. No obstante, Oshanlá bajó a la tierra para reclamar su encomienda. Al ser el mayor, Oshanlá entendió que era dueño de esa nueva Tierra, ya que había sido autorizado por Olorun para llevar a cabo dicha gesta. Oduduwa insistió que eso no era cierto, ya que la tierra le pertenecía debido a que él fue quien hizo todo el trabajo. Como ambos Orishas no podían llegar a un acuerdo, presentaron su caso frente Olorun. Éste sentenció que la pelea había de terminar al decretar que: 1) Oduduwa era el dueño-rey de la Tierra y se convirtió en el primer rey de Ifé y, 2) otorgó la potestad de moldear los cuerpos de lo seres humanos a Oshanlá. Así, Oshanlá se convirtió en el creador de la humanidad.

Según la cosmovisión Yoruba, el origen del mundo y la humanidad radica en la sagrada ciudad de Ilé-Ifé. De acuerdo a Bascom, Ilé-Ifé significa “la tierra que se expande”. Los yoruba acuerdan que son descendientes de Oduduwa, y la poesía y canon literario de IFA apunta a que los orígenes de los yoruba son en Ilé-Ifé; lugar donde descendió Oduduwa del cielo para crear la tierra por mandato de Olorun. Aunque pueden existir muchas teorías sobre sus orígenes, el mito de la creación Yoruba anteriormente expuesto sirve como elemento unificante que abarca una historia documentada, tanto dentro como fuera, de los descendientes de Oduduwa.


Escrito por: Awo Ni Orunmila Oyekunbikalomi