Jagua

Jagua

Genipa americana
Congo: Góontongo, Daimbula
Dueño: Yemaya

Con el humo de la jagua se le nubla la vista a los hechiceros se les despista y burla (aunque cure ceguera).

Ciega a las Ngangas judías. El humo de su madera envuelve a los “fumbis” portadores de las brujerías del “Ndongo”
en una oscuridad tan espesa que les impide continuar el camino y llevar el “bilongo” a su destino.

Además la jagua tiene en su interior un ache de agua clara y fresca. Evita la impotencia, es afrodisiaco y cura la blenorragia. También se utiliza como diurético, limpiar los riñones y bajar la presión arterial.

Se descubrió que La Jagua es fuente natural de hierro, rivoflavina y sustancias anti bacterianas por lo que se le atribuyen las siguientes propriedades:

Los frutos tienen propiedades diuréticas, estomacales, revulsivas y desobstruyentes y el jugo está indicado contra la enteritis crónica y la hidropesía. En medicina homeopática se aconseja esa planta en las úlceras escorbúticas y venéreas y en las hidropesías.

El fruto maduro también se utiliza para el tratamiento de la bronquitis, mientras que el fruto verde tiene propiedades astringentes, antinflamatorias y antianémicas.
El fruto verde tostado y frotado sobre la piel tiene la propiedad de ahuyentar a los mosquitos y dejarla libre de impurezas.

La raíz de la jagua tiene efecto purgativo y laxante, mientras la corteza en decocción cura úlceras de origen escorbútico y enfermedades venéreas, además de combatir anemias y regurgitaciones del hígado y del bazo.