Ruda

Ruda

Ruta graveolens
Lucumí: Atopá Kún
Dueño: Changó

Los brujos la detestan es su peor enemigo. En la casa donde crece esta planta,
los “Ndoki” no penetran. Por ello es buena precaución tener una matica de ruda
en el patio de la casa o en el balcón, pues nunca se sabe quién vive en la otra puerta.
Y los niños son los más expuestos.

Además, no sólo se emplea para purificar la mente y alcanzar la clarividencia,
también se quema en montoncitos dentro de las casas, además de como aromatizante,
para ahuyentar los posibles maleficios y presencias invisibles.
No en vano, se la conoce en distintos círculos como la planta del
‘perdón’, una forma natural de disculparse y afrontar los sentimientos con positividad, relegando al olvido las rencillas.

Usos Medicinales:

  • Se considera un afrodisíaco para los hombres y un abortivo para las mujeres.
  • Menstruaciones dolorosas e irregulares.
  • Estimula el tono venoso. Se usa en caso de varices, problemas del retorno venoso y edemas.
  • La fitoterapia se ha hecho eco de las propiedades de la Ruda y apunta de ella su capacidad para mitigar la ansiedad y los estados de nervios.
  • Las digestiones pesadas encuentran en un licor realizado con esta planta un buen aliado.
  • Además, destaca su poder contra las hemorragias, pues sirve de freno en sangrados oculares y nasales gracias al fortalecimiento
    de las paredes de los vasos sanguíneos. Se aplica como cataplasma en los abcesos y quistes y como remedio para cefaleas.
  • Se deben extremar las precauciones cuando se trata de sangrados provenientes de periodo menstrual ya que,
    si bien favorece la llegada de la misma y alivia los dolores, puede peligrar la salud del feto en el caso de que el retraso tenga como causa un embarazo.
  • Tampoco se recomienda su posología en pacientes que sufren del riñón. Otras de las consecuencias negativas que acarrea el uso incorrecto de la Ruda
    son diarreas, vómitos y pigmentación de la piel por efecto de la luz.