Olofin

Olofin u Olofi es la tercera manifestación de Olodumare , del
Yoruba Òlófín (dueño del palacio). Su palacio es el cielo y su
corte real, los Orishas, Olofin es el que está en contacto
indirecto con los hombres a través de los Orishas, es él quien
los dirige y supervisa sus labores. Nada se puede conseguir sin
su mediación, vive retirado y pocas veces baja al mundo como
energía.
Olofin es el que repartió el ashé a cada Orisha (su relación con
las energías de la naturaleza) y tiene los secretos de la
creación. Olofin le permitió bajar a la tierra a Orunla
(Orunmila) como profeta, puede utilizar a todos los Orishas,
pero para prevenir la muerte usa a Osun. Se recibe en Ifá. El
que tenga asentado su fundamento no podrá hacer nada sin
antes atenderlo. Su ashé y contacto directo con los hombres
está reservado a muy pocos sacerdotes.

Patakies de Olofin:
Cuando el mundo solo estaba habitado por los Orishas y los
hombres creados por Obbatalá, estos viajaban del Cielo a la
Tierra sin ningún obstáculo. Un día una pareja subió al palacio
de Olofin a pedirle el ashé de la procreación, después de mucho
pensar el hacedor asintió pero con la condición de que el niño
no traspasara los límites de Layé, la Tierra. El matrimonio
estuvo de acuerdo.

Meses después nació el niño, el que fue creciendo bajo la
vigilancia de los padres que toleraban todas sus malacrianzas.
Un día a escondidas caminó a campo traviesa y llegó al espacio
de Orun, el Cielo. Allí se burló de los Orishas, hizo todo tipo de
travesuras, y le faltó el respeto a quienes lo regañaban.
Olofin que observaba lo que sucedía, tomó su bastón y lo lanzó
con tanta fuerza que Orun quedó separado de Layé por la
atmósfera que se extendió entre los dos. Desde ese día, los
hombres perdieron la posibilidad de subir al palacio del
Creador.

** Tomado del Libro: Lukumí Para Todos