Shangó

¿Quién es Shangó?
Shango es un Osha guerrero, el rey de la religión Yoruba y uno
de los Orishas más populares de su panteón. Shango es un Osha
y está en el grupo de los Oshas de cabecera. Orisha de la
justicia, la danza, la fuerza viril, los truenos, los rayos y el fuego,
dueño de los tambores Batá, Wemileres, Ilú Batá o Bembés, del
baile y la música; representa la necesidad y la alegría de vivir, la
intensidad de la vida, la belleza masculina, la pasión, la
inteligencia y las riquezas. Es el dueño del sistema religioso de
Osha-Ifá. Representa el mayor número de situaciones
favorables y desfavorables. Fue el primer dueño e intérprete
del oráculo de Ifá, es adivino e intérprete del oráculo del
Diloggún y del de Biange y Aditoto. Shango representa y tiene
una relación especial con el mundo de los Eggun.
Shango fue el 4° Alafín (rey) de Òyó, esta es la segunda dinastía
de Oduduwa luego de la destrucción de Katonga, la primera
capital administrativa del imperio Yoruba. Shango llegó en un
momento trascendental de la historia Yoruba, donde las gentes
se habían olvidado de las enseñanzas de Dios. Shango fue
enviado con su hermano gemelo por Oloddumare para limpiar
la sociedad y que el pueblo siguiera nuevamente una vida
limpia y las enseñanzas del Dios único.
Luego de que se hizo rey, el pueblo comenzó a decir que
Shango era muy estricto e incluso tirano. En aquel tiempo las
leyes decían que si un rey dejaba de ser querido por su pueblo
debía ser muerto. Shango terminó con su vida ahorcándose,
pero regresó en su hermano gemelo Angayú quien con el uso
de la pólvora, acabó con los enemigos de Shango, quien a partir
de allí comenzó a ser adorado como Orisha y fue llamado el
Señor de los Truenos.

Shango fue un rey guerrero y los generales de Ibadan lo
amaban. Sus seguidores lo veían como el recipiente de grandes
potencialidades creativas. Shango fue uno de los reyes Yorubas
que ayudó a construir las formaciones de batalla y gracias a sus
conquistas el imperio Yoruba se extendió desde Mauritania
hasta Gabón. Se hizo famoso sobre todo por su caballería de
guerra, la cual tuvo un papel fundamental en la construcción
del imperio.

Existen otras leyendas donde se dice que Shango mató a sus
hijos y esposas por sus experimentos con la pólvora, luego de
arrepentirse se convirtió en Orisha.

Shango fue el primer awó, que luego cambiara el ashé de la
adivinación con Orunla por la danza, por esto es muy
importante en el culto de ifá para los babalawos, teniendo los
babalawos una mano de Ikines llamada mano de Shango.
Shango es hermano de corazón con corazón de Babalu Ayé
(okan pelú okan). Shango come primero cuando se corona este
Orisha, ya que fue Shango quien lo ayudó a curar de sus pestes.
Ossaín es el padrino de Shango, el nombre de quien fue su
esclavo es Deú y su mensajero se llama Bangboshé.
Shango significa revoltoso, sus piedras u otanes se recogen de
cascadas o ríos. Uno de los Orishas fundamentales que deben
recibirse cuando se hace Kari-Osha Shango es Aggayú Solá y los
omo Shango deben entrar con Aggayú Solá. Su símbolo
principal es el Oshe. El Oshe es un muñeco tallado en cedro y
que en vez de cabeza tiene un hacha doble. Oshe con el tiempo
es una energía que lleva carga, que la hacen los babalawos, este
vive con Shango.

Para hacer Shango debe realizarse con por lo menos 6 días de
anticipación al Osha Akua Kua Lerí una ceremonia al pie de un
cedro o palma real.

Shango en el sincretismo se compara con Santa Bárbara, la cual
tiene su fiesta en 4 de Diciembre, de acuerdo al calendario
santoral católico. Su día de la semana es el sábado, aunque el
viernes también es popular.

Su número es el 6 y sus múltiplos, aunque algunos le adjudican
el 4, quizás por su sincretismo religioso con Santa Bárbara. Sus
colores son el rojo y blanco. Se saluda ¡Kaó Kabiesilé, Shango
Alufina!

Familia de Shango
Shango fue esposo de Obba, Oyá y Oshún. En algunos caminos
desciende directamente de Oloddumare, en otros es hijo de
Obbatala y Oddúa (Oduduwa), otros lo sitúan como hijo de
Obbatala y Aggayu Solá y también de Obbatalá Ibaíbo y Yembó,
fue criado por Yemayá y Dadá. Hermano de Dadá, Orunmila,
Oggun, Eleggua, Oshosi y Osun.

Diloggún en Shango
Shangó habla en el diloggún por Obbara (6) y por Ellila Sebora
(12), que es su letra principal.

Herramientas de Shango
Su receptáculo es una batea de madera, preferentemente de
cedro, con tapa, que se sitúa arriba de un pilón que muchas
veces puede tener forma de castillo.
Sus atributos principales son seis herramientas hechas en
cedro, hachas, espadas, rayos, tambores, una mano de
caracoles, corona, copa, un sable, maraca de güira, una maza,
etc.

Shangó también lleva un chekere hecho de carapachos de
tortuga. Entre los utensilios que se le pueden poner alrededor
se encuentran un caballo negro, un tambor, una bandera roja
brillantes, tres hachas, un garrote y una cimitarra.
Sus objetos de poder son un hacha doble, una copa y una
espada. Sus collares o elekes se confeccionan alternando
cuentas rojas y blancas.

Objetos de poder de Shango
Los objetos de poder de Shangó son un hacha de dos cabezas,
una copa y una espada.

Trajes de Shango
Shango se viste con una camisa roja suelta y pantalones
blancos de listas blancas y rojas. También puede vestir
pantalones blancos cortos con las patas cortadas en puntas. Su
pecho está al descubierto y se le agrega una chaqueta corta que
puede ser roja o de listas blancas y rojas. En su cabeza lleva una
corona, que a veces se le da la forma de castillo.

Bailes de Shango
Cuando Shango baja golpea con su cabeza y da tres vueltas de
carnero hacia los tambores. Abre los ojos desmesuradamente y
saca su lengua. Sus movimientos característicos son
blandiendo el hacha y agarrándose los testículos. Ningún otro
Orisha dará saltos más altos, bailará más violentamente o hará
gestos más extraños. Comúnmente puede comer fuego. Los
bailes de Shango suelen ser de guerrero o eróticos. Como
guerrero blande su hacha y hace gestos amenazadores. Como
amante, trata de demostrar el tamaño de su pene, se dobla,
hace guiños y actúa de forma lasciva con las mujeres de la
audiencia. Los bailadores imitaran sus movimientos y su
contoneo sexual.

Ofrendas a Shango
A Shangó se le ofrenda amalá hecha a base de harina de maíz,
leche y quimbombó, plátanos verdes, otí, plátano indio, vino
tinto, maíz tostado, cebada, alpiste, etc. Se le inmolan carneros,
gallos, codornices, jicotea (tortuga de río), gallina de guinea,
palomas, etc. Sus ewe son el bledo punzó, atiponlá, platanillo
de Cuba, Ceiba, paraíso, cedro, álamo, baría, zarzaparilla,
bejuco carey, bejuco colorado, almácigo, camagua, combustera
cimarrona, caña de azúcar, cebolla, caoba, flamboyán, guano
blanco, guano prieto, laurel, maíz, palo amargo, mamey
colorado, palo boma, hierba jicotea, piñón, piñón botija,
quimbombó, rompesaragüey, ruda, tomate, travesera, yaya,
palma, peonía, hierbabuena, trébol, canistel, filigrama, yaba,
etc.

Coronar Shango. Kari-Osha
Para coronar este Osha debe haber recibido antes a los Orishas
guerreros. Luego durante la coronación se deben recibir los
siguientes Oshas y Orishas.
Elegguá, Obbatalá, Oke, Yemayá, Shango, Ibeyis, Ogué, Oshún y
Aggayú.
Características de los Omo Shango
Los hijos de Shangó son voluntariosos, enérgicos, altivos,
inteligentes, conscientes de su valor. En los hombres toleran las
discrepancias con dificultad y son dados a violentos accesos de
cólera. Pendencieros, mujeriegos, aman el dinero, pero no tanto
el trabajo para conseguirlo, machistas y libertinos. En el caso
de las mujeres son muy charlatanas y hasta a veces mentirosas,
son de entrometerse en asuntos de los demás y no perdonan
desde ningún punto de vista las infidelidades. Son trabajadoras
y son capaces de llevar hasta las últimas consecuencias sus
ideales, aunque ello implique enfrentarse con los demás.

Patakies de Shango
Después que Shango derroto a Oggún, el volvió a su vida
despreocupada de mujeres y fiestas. Oggún fue de nuevo a su
fragua y a su trabajo. Los dos se evitaron encontrar siempre
que fuera posible, pero cuando se veían se oía un trueno en el
cielo y se veían relámpagos. Después de oír hablar de la pelea
entre los dos hermanos, Obbatalá convocó a Shango y le dijo.
-Omo-milla. Tu pelea con tu hermano me trae mucha tristeza.
Tú debes aprender a controlar tu temperamento.
-Es su culpa Babá, él ha ofendido no solamente a mi madre,
sino que luego fue detrás de Oyá e intento interponerse entre
Oshún y yo.
-Hijo mío, él nunca debió ofender a tu madre. Pero él no es solo
el culpable. Oyá era su esposa y Oshún le tentó. Por ofender a
su madre se ha condenando a trabajar duro por el resto de su
vida. Eso es un castigo grave. Tu no eres completamente
inocente; tu tomaste a su esposa y a su amante y luego le
robaste su espada y su color.
-El mato a mi perro. Ahora el puede decir que los perros son de
él.- Shango le replicó a Obbatalá.
-Entiendo tu resentimiento, pero entiende que la energía
incontrolada puede ser muy destructiva. Tu energía es grande,
pero tu necesitas la dirección. Para eso te ofrezco este regalo y
este don.
Obbatalá sacó el collar de cuentas blancas que siempre usaba y
quitó una de las cuentas y se la dio a Shango.
-Usa esta cuenta blanca, como un símbolo de la paz y la
sabiduría, con las cuentas rojas de tu collar. Te doy a ti el poder
de controlar tu energía sabiamente. Tu virtud será la justicia y
no la venganza. Nadie ni nada te superará nunca.
A partir de ese momento Shango usó su collar de cuentas rojas
y blancas y ha sido el Orisha de la justicia.

** Tomado del libro: Lukumí Para Todos